Más de 120 comerciantes informales fueron retirados en inmediaciones del mercado Monserrate, a solicitud de los vecinos; pues se constituyó hasta este punto de la ciudad por representar un foco de contagio del coronavirus.

La semana pasada, la Municipalidad Pronvincial de Trujillo notificó a los comerciantes informales para que desocupen la vía pública a fin de romper cualquier cadena de contagio. El Servicio de Gestión Ambiental de Trujillo (Segat) procedió al barrido, desarenado y poda de árboles; retirando un total de 35 m3 de maleza. Además, baldeó veredas con hipoclorito de sodio, a fin de desinfectar la vía pública.

Precisamente, irresponsables comerciantes ofrecían carnes al público sin la cubierta de plástico; mientras que otros, si bien las tenían, no las utilizaban. Por ello, también el personal de Defensa Civil invocó a los vendedores cumplir los protocolos de bioseguridad, así como despejar los pasadizos para que queden libres ante una eventual evacuación.

“Esta intervención obedece al llamado de los vecinos. Se les está planteando la alternativa de ocupar los mercados estacionarios temporales, porque entendemos la necesidad económica que tienen las familias”, señaló el subgerente de Seguridad Ciudadana de la MPT, Edgar Ulises Arteaga Oliva.

Por su parte el dirigente del Territorio Vecinal N° 36, Félix Guzmán Rosario, destacó la intervención de la comuna edil. “Era necesario el reordenamiento de los comerciantes informales. Ese es un pedido que siempre hemos hecho, hasta que felizmente la Municipalidad de Trujillo ha tomado interés. Ahora solo esperamos que goce de sostenibilidad”, precisó el dirigente vecinal.

La comuna provincial de Trujillo, en estas últimas semanas, viene recorriendo una veintena de mercados, con el propósito de hacer cumplir las disposiciones sanitarias para evitar la propagación de la COVID-19 en estos espacios, que representan cadenas de contagios.