Ante el derrame de petróleo de Repsol que afecta las playas de Ventanilla a Huara, se incentivó a la búsqueda de soluciones para mitigar los daños apoyando en la limpieza del mar. Es así que las ONG Hair Boom y Bio Ambientalistas Perú, promovieron la idea de recolectar cabello basados en el plan de contingencia que se usó tras el desastre ecológico en las islas Mauricio en Francia en 2020, en donde se utilizaron barreras de cilindros absorbentes para mitigar parte del daño.

Sin embargo, el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) aclaró que el uso de tal elemento no es de ayuda para situaciones tan complejas como las que se atraviesan. “Se requieren soluciones a gran escala, barreras y máquinas skimmers para extraer el crudo”, enfatizaron.

“Estamos hablando de 6.000 barriles de petróleo que han sido derramados, el uso de cabello no es nada adecuado y por el contrario podría generar más contaminación”, aseguró la decana nacional del Colegio de Biólogos del Perú, Gardenia Jiménez.

Ante ello, la ONG Ambientalistas Perú aclaró en una publicación a través, de sus redes sociales que “Aunque somos conscientes de que nuestro plan no podrá resolver este desastre de gran escala, es por eso que aclaramos que nuestro objetivo es apoyar en la contención de una pequeña longitud de mar, por lo que es efectivo para nuestros objetivos, pero no es efectivo para aplicar en todo el mar contaminado”, comunicaron.

Quienes aún son todo un misterio, son la ONG Hair Boom, pues se encuentran desaparecidos de las redes sociales desde que la periodista Manuela Camacho aseguró que cancelaron una entrevista que iban a realizar a uno de sus representantes, con el objetivo de consultar su plan de acción.

Si bien es cierto, según los expertos el cabello no podrá aplicarse como una gran medida de contingencia ante el desastre que afecta el mar peruano, junto a la flora y fauna del ecosistema contaminado, las intenciones son una gran muestra que la unión de los peruanos una vez más, puede llegar a cumplir enormes objetivos.