Los antimicrobianos son los medicamentos utilizados para detener a los microorganismos (bacterias y hongos) que dañan nuestra salud. La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que “el uso excesivo e indebido de medicamentos causan resistencia a los antimicrobianos».

En efecto, la OMS describe a la resistencia a los antimicrobianos como la falta de efecto que tienen ante bacterias, hongos, virus y parásitos. Estos han evolucionado con el tiempo, volviéndose inmunes a los medicamentos. Esta resistencia hace que las enfermedades comunes sean difíciles de tratar y fáciles de propagarse, aumentando el riesgo de contagio, de agravarse y de muerte.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) junto a la OMS son las encargadas de la concienciación.

En efecto, invitan a todos los sectores y resaltan que “los eventos buscan proteger medicamentos cruciales más allá de los antibióticos, como antivíricos, antifúngicos y antiparasitarios». Estos son fundamentales para prevenir y tratar infecciones en los seres humanos, los animales y las plantas”.