Los familias exigen justicia para la menor y que el Poder Judicial lo condene a cadena perpetua.

Los familiares de la niña de 2 años y 11 meses, que fue ultrajada y asesinada, fue enterrada en el cementerio de Moche. Sus restos fueron velados en su vivienda en una misa virtual. Además, exigen la pena máxima para Elman Elder Liñán Barreto (26), quien confesó a la Policía el horrendo crimen.

En declaraciones a Correo, el abogado y exfiscal de La Libertad, Alfredo Galindo, señaló que el homicida podría ser condenado de por vida por la gravedad del hecho. “El delito que cometió este hombre (Liñán Barreto) se condena con cadena perpetua y esto lo establece la norma penal. Hay que recordar que solo la violación sexual a una menor de 10 años es cadena perpetua, pero si muere es un agravante, lo que lo convierte como gravísimo”, dijo.

El denominado «Monstruo de Moche» confesó a la Policía y representantes del Ministerio Público cómo perpetró el abuso sexual y posterior asesinato contra la menor. “Estaba tomando con unos amigos y la vi que estaba en la calle, por lo que me acerqué a ella y con engaños la llevé al río. (…) La violé. Al ver que estaba llorando la estrangulé y luego arrojé su cuerpo al agua”, manifestó sin escrúpulos Elman Liñán ante las autoridades.

La madre de la niña pidió justicia para su pequeña y exigió que le brinden las garantías para su vida porque teme represalias. “Que al culpable no lo dejen libre y si hay alguien más implicado que también pague con todo el peso de la ley. Quiero pedir garantías para mi vida por temor a represalias por parte de su familia (del asesino)”, indicó.