“El objetivo es fortalecer la protección de los más vulnerables porque la edad es el principal factor de riesgo”, explica el Ministro de Salud.

En el caso de Sinopharm, no hay evidencia suficiente de que la tercera aplicación sea la más práctica debido a los excelentes resultados en términos de mortalidad.

Cevallos aporta los antecedentes de que las experiencias internacionales en el uso de las vacunas Pfizer (RNA) y AstraZeneca (adenovirus) tienen un historial de aplicación como refuerzo en otros países.

Y eso les da una pequeña ventaja, «hasta que tengamos constancia de su aplicación por parte de Sinopharm (la tercera dosis) en nuestro país”, agregó.

Vía: Gestión

Por NTrujillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *