En operativos de serenazgo junto a la Policía Nacional del Perú, durante el toque de queda a nivel nacional, lograron intervenir una casa en La Esperanza, donde se venía realizando una fiesta de manera clandestina. En esta se encontró a cerca de 20 jóvenes bebiendo licor.

Asimismo, se les encontraron con el uso incorrecto de las mascarillas y cero distanciamiento.

Pese ser de conocimiento la tragedia ocurrida en Lima por una fiesta clandestina, las personas continúan realizando reuniones clandestinas. Los números de contagios continúan en aumento.

Por NTrujillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *