Este 10 de noviembre los docentes de la Universidad Nacional de Trujillo, inician su paralización indefinida debido a que el aumento de remuneraciones no se aplicó porque no fueron considerados en proyecto de ley sobre el presupuesto de este año.

La finlidad de reiniciar la huelga es que el gobierno central atienda las exigencias de los docentes de la UNT y los de todas las universidades públicas del país, a pesar que el último lunes dialogaron con el ministro de Educación, Rosendo Serna, donde acordaron el compromiso para hacer efecto su reclamo.

«Nosotros, los decentes universitarios somos parte del desarrollo nacional y ninguno de los últimos gobiernos han tomado interés en nuestro caso para mejorar la calidad de la enseñanza», declaró el Mg. Tomas Enrique Felipe Obando, secretario general del Sindicato.

Los decentes esperan que se realicen los compromisos del Ejecutivo y que los recursos sean más altos para ue puedan trabajar en los servicios al alumnado, como equipar los laboratorios de enseñanza de investigación, bibliotecas con base de datos y suscripciones de revistas especializadas, entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *