«Señor presidente necesitamos ayuda, no nos olvide» es una de las muchas frases de personas que han perdido sus trabajos en cuarentena. Estos pobladores se alimentan de lo que se les comparte en las 104 ollas comunes repartidas en los lugares más necesitados de Trujillo.

Sin embargo, los alimentos se acaban y como se leía en uno de sus carteles «La cuarentena acabó, pero el hambre y la pobreza continúa». Por ello se reunieron en el Cerro Bolongo del distrito El Porvenir para solicitar ayuda; buscan que abastezca las organizaciones sociales que benefician a miles de ciudadanos de escasos recursos.

Llevaron carteles en mano, con frases como: “Señor presidente tenemos hambre, no nos abandone», «Los niños y ancianos necesitan de ustedes, ayúdennos»; pretendiendo llamar la atención de las autoridades. Mientras se unían en la cadena oración, una integrante de Cadena Peruana, Susana León; afirmó que el objetivo es recaudar fondos para sostener las ollas comunes de zonas alejadas y de extrema pobreza.
«Esta cadena de oración tiene un objetivo que es apoyar las ollas comunes con víveres, o si están lejos del departamento de La Libertad; con un aporte económico y todo lo que se logre recaudar va ser repartido entre cada uno de los grupos», aseguró.

León manifestó que cada olla común alimenta a grupos de 60 a 120 personas; integrantes de familias que no tienen trabajo o que lo han perdido durante la cuarentena. «Aquí hay 104 comedores. No todos han podido venir porque se encuentran en zonas más alejadas como La Esperanza parte Alta, Pesquera, El Milagro, Alto Trujillo; pero la ayuda es para todos», agregó.

La pérdida de trabajo ha aumentado la pobreza extrema en esta parte del país. Es así que los encargados de recibir las donaciones resaltan que todo aporte es bienvenido. Desde un sol o víveres, ropa de abrigo, etc., lo importante es ayudar.
Para brindar apoyo, contáctese a Cadena Peruana al número 949 749 065 y también vía sus redes sociales.