Contrato fallido con la UNI impidió que se cuente con estas plantas que iban a ser destinadas a 29 establecimientos de salud.

La Defensoría del Pueblo demandó a las autoridades del Ministerio de Salud (Minsa), informar sobre las acciones dispuestas para garantizar la adquisición las plantas generadoras de oxígeno que se había encargado elaborar a la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), cuyo contrato fue cancelado. Dichos dispositivos médicos debían ser destinados a 29 establecimientos de salud de las diversas regiones del país.

A través de un oficio enviado al viceministro de Prestaciones y Aseguramiento en Salud del Minsa, la institución demandó que, en atención a los actuales niveles alcanzados por la pandemia, urge informar sobre el plazo para contar con las plantas de oxígeno así como brindar al país detalles de las acciones dispuestas para cubrir la necesidad de oxígeno medicinal en dichos nosocomios.

Alicia Abanto, adjunta para la Administración Estatal de la Defensoría del Pueblo, ha señalado que en un contexto de escasez de oxígeno medicinal ante la segunda ola de contagios, resulta fundamental que los diferentes establecimientos de salud cuenten con la suficiente provisión de oxígeno para atender a las personas que se encuentran hospitalizadas por el en el más corto plazo.

“Urge que se dote de celeridad a la importación de las plantas de oxígeno para los establecimientos de salud que se han visto afectados con la resolución del contrato antes referido”, subrayó.

Como se recuerda el 30 de octubre de 2020 se suscribió el Convenio N° 085-2020-MINSA de Cooperación Interinstitucional entre el Minsa y la UNI con el objeto de que las Direcciones Regionales Integrales (Diris) de Lima Metropolitana y un conjunto de establecimientos de salud, cuenten con sistemas completos de plantas de producción de oxígeno medicinal fijas y móviles, con el correspondiente soporte técnico y logístico, que contribuya a solucionar el problema de falta de oxígeno en diferentes establecimientos de salud a nivel nacional.

En atención al convenio suscrito, dicha casa superior de estudios debía entregar, instalar y poner en operación 47 plantas de oxígeno medicinal debidamente autorizadas.

Una primera entrega de 18 plantas debía de realizarse hasta los 30 días calendarios contados a partir del primer depósito, el mismo que fue aprobado mediante Resolución Ministerial N° 919-2020/MINSA, de fecha 6 de noviembre de 2020, para la transferencia del 50 % de los costos pactados.

El 5 de marzo último, las autoridades del Minsa ante la Comisión de Salud y Población del Congreso de la República, informaron que se resolvería el convenio con la UNI debido al incumplimiento en la entrega de las 47 plantas de oxígeno medicinal, indicando que a la fecha solo se había cumplido con entregar 5 generadores de oxígeno.

“Fue una apuesta por la industria nacional que no funcionó, motivo por el cual se decidió rescindir el contrato”, señaló en su momento el Presidente de la República, Francisco Sagasti.