Si no fue un buen partido para los celestes, hay que destacar que fue un triunfazo, básicamente, la victoria se dio en el descuento, uno de las victorias más asfixiantes que he podido presenciar.

En el primer tiempo se destacaron las acciones de Arsenal, sobre todo cuando Albertengo obligó a Duarte a reaccionar y sacarse un tapadón; por su parte Cristal, en un tiro de esquina, Hohberg estuvo a nada de anotar un gol olímpico

En el minuto 69′ de la segunda mitad, un balón parado a favor de Arsenal y ejecutado por Castro, llegó a los pies de Mazzola, que con un movimiento medio acrobático, abrio el marcador.

Pasaban los minutos, y los celestes no hallaban el empate, sin embargo, en los 90′ se pitó un penalti a favor del conjunto peruano, dado que Suso tocó e balón con la mano, en un intento de interceptar un cabezazo de Liza. Por lo tanto, Hohberg tomó la posición para ejecutar la pena máxima y pegándole arriba y a la derecha, marcando el empate en los últimos suspiros.

Pero esto no acabaría ahí, ya que en el último minuto, a los 90+7′, Grimaldo despegó por la banda izquierda para tocar con Nilson Loyola, que vio a Hohberg en el área y no dudó en asistirle para que el ex Universitario se pusiese la capa de héroe y anotara el segundo que completaba la épica remontada de los rimeneses frente al equipo argentino.

No fue un partido constante ni brillante para el cuadro de Mosquera, sin embargo, los últimos minutos y la presencia de la banca (Grimaldo y Liza), destaparon su «chocolate» y con la definición doblemente heroica de Hohberg, y asi, llegarían al segundo enfrentamiento con un pie en los cuartos.

Por: Gustavo Polo Jiménez