En Perú, el Colegio Médico viene solicitando desde junio, que el refuerzo se aplique al personal sanitario.

La última solicitud fue el lunes desde el Consejo Departamental de Puno, donde su decano Vidmar Mengoa, informó que cinco médicos con dosis completa de Sinopharm hicieron cuadros graves de Covid-19, demandando el traslado de uno a Lima. Mengoa recordó que los profesionales de la salud están expuestos a cargas virales mayores que el resto de la población.

En agosto el Ministerio de Salud dio su última respuesta sobre una tercera dosis, donde señaló que estaba en evaluación. Por ahora, los esfuerzos se centran en inmunizar a la mayoría de peruanos antes de una tercera ola de contagios.
La tasa de vacunación en la población general se encuentra entre el 28% a 30%.

En Europa, países como España o Francia decidieron que la tercera dosis se coloque a pacientes que tienen cáncer, trasplante de órganos, o que toman medicamentos inmunosupresores. Quienes, por su sistema inmunitario debilitado, no pueden desarrollar una respuesta similar al resto de población, después de la vacuna.

Aunque la OMS insiste en que no hay evidencias para una tercera vacuna en la población general, deja una puerta abierta para los grupos de riesgo mencionados.

Vía La República