De acuerdo a un informe de Contraloría, durante los gobiernos de Martín Vizcarra, Francisco Sagasti y Pedro Castillo se encontraron irregularidades en las acciones de 1.183 funcionarios y servidores públicos.

La Contraloría General de la República detectó un perjuicio económico de S/ 132.3 millones contra el Estado, a raíz de irregularidades en la atención de la pandemia del COVID-19, durante los gobiernos de Martín Vizcarra, Francisco Sagasti y Pedro Castillo.

Además, encontró que 1,183 funcionarios y servidores públicos tienen presunta responsabilidad administrativa, civil y penal en estos diversos hechos irregulares durante la emergencia sanitaria.

Durante su presentación ante la Comisión Especial de Seguimiento a Emergencias y Gestión de Desastres del Congreso, el contralor general Nelson Shack indicó que entre los años 2020 y 2021 se han emitido 15,451 informes de control a la emergencia sanitaria, de los cuales 15,060 corresponden a informes de control simultáneo y 386 son de control posterior, con los cuales se pueden identificar hechos de irregularidad, así como a sus responsables.

“Con el control simultáneo advertimos sobre hechos y situaciones adversas que si no se corrigen oportunamente pueden afectar seriamente la prestación del servicio, el cumplimiento de los objetivos de la intervención pública, generar perjuicios económicos o se pudieron cometer delitos”, apuntó.

Subrayó que los servicios de control posterior realizados en el marco de la Emergencia Sanitaria por la COVID-19 han detectado un perjuicio económico contra el Estado valorizado en S/ 132 311 360.87.

Suscríbete y recibe nuestro boletín de noticias

* indicates required

También se detectó presunta responsabilidad en 1,183 funcionarios y servidores públicos, de los cuales 1,147 tienen responsabilidad administrativa, 397 tienen responsabilidad civil y 446 tienen responsabilidad penal.

En total, la Contraloría detectó 2,293 responsabilidades en hechos irregulares en los informes de Auditoría de Cumplimiento y Servicios de Control Específico (ambas son modalidades de control posterior), de los cuales 1,360 son de índole administrativa, 406 son de índole civil y 527 son de índole penal.

En materia de control simultáneo, Shack indicó que estos informes permitieron detectar más de 26,800 situaciones adversas que fueron alertadas a las entidades públicas para subsanarlas, pero en un tercio de ellas (8,960) no se han adoptado acciones para mitigarlas dentro del plazo de tres meses de haber sido comunicadas.

Vacunagate

Por otro lado, el contralor señaló que en el caso de vacunación irregular de funcionarios públicos contra la COVID-19, conocido como “Vacunagate”, se ha identificado que más de 70 funcionarios públicos están involucrados en estos hechos, los cuales originaron su vacunación irregular e inclusive de algunos de sus familiares.

Detalló que estos funcionarios pertenecen a entidades públicas como el Ministerio de Relaciones Exteriores, Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid), Instituto Nacional de Salud, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Dirección Regional de Salud (Diresa) de Loreto y el Ministerio de Salud (Minsa).

“Está en proceso, y a punto de culminar, un control posterior al Gobierno Regional del Cusco sobre la distribución y aplicación de vacunas a familiares de trabajadores de la Corte Superior de Justicia de Cusco, y otro informe sobre la pérdida o sustracción de 28 frascos de vacuna Pfizer (168 dosis) durante una jornada de vacunación en el Colegio de Ingenieros”, comentó.

Finalmente, adelantó que a fines de enero o principios de febrero se culminará la Auditoría de Cumplimiento al proceso de negociación, adquisición y ejecución de vacunas contra el virus del Sars-Cov2, el cual ha sido clasificado como reservado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.