El Comité de Educación Parlamentaria, que ha estado en el centro de muchos esfuerzos para revertir la reforma universitaria en los últimos años, ahora está compuesto en gran parte por parlamentarios que han estudiado en universidades no licenciadas por Sunedu, puesto que no cumplen con los requisitos mínimos de calidad.

Los 19 miembros titulares elegidos para formar parte de la Comisión de Educación, se ha detectado que ocho han llevado o culminado una carrera profesional en universidades públicas y privadas no licenciadas. El escenario se muestra complicado y debería ser una alerta para los próximos gobiernos,  porque la mayoría de estos congresistas podrían ser jueces y parte al momento de debatir y aprobar un proyecto de ley que sea contrario a la Sunedu.

En esa lista se encuentra el presidente de la Comisión de Educación, el legislador de Renovación Popular Esdras Medina, quien ha invitado para el próximo martes a la Sunedu en torno al cierre de algunas universidades que son “fundamentales” en regiones, como la Néstor Cáceres Velásquez de Puno, donde él estudió una maestría.

El vicepresidente de este grupo de trabajo también le sigue los pasos. El parlamentario de Perú Libre Alex Paredes está a favor de una reconstrucción de la Sunedu porque tiene “muchas consultorías” y “trabajadores sin títulos”. Él es abogado por la denegada Universidad José Carlos Mariátegui de Moquegua.