Hoy es el Día del Comunicador. Una profesión que va adquiriendo, cada vez más, un gran valor en un contexto de híper comunicación e información. El comunicador es responsable de tender puentes en sociedades diversas y dinámicas en las que surgen nuevos y diversos problemas dados por las nuevas formas de interrelación, como estamos viendo en los últimos tiempos. Por tales motivos, un comunicador es el que analiza y sintetiza de forma objetiva e independiente cualquier realidad política, social y cultural de sociedades tan complejas (como la peruana) con el fin de informar al público con un lenguaje sencillo y directo.

La construcción de estos puentes sociales parte del conocimiento de los hechos, su análisis y un transparente manejo de la verdad. Muchos conflictos que nuestra sociedad encara pudieron haberse evitado, si hubiese habido una clara intención de trabajar más con comunicadores profesionales, conocedores de estrategias de comunicación para atenuar y, de ser posible, resolver el problema. La falta de la comprensión cabal de esta profesión y el necesario carácter independiente de su trabajo necesitan un reconocimiento por parte de todos los actores de la sociedad trujillana y peruana.

Cada vez más, empresas, instituciones privadas y públicas van reconociendo su labor, pero hay pendientes que le permitan a un comunicador sentir su labor reconocida a través de sueldos dignos, ayuda en su formación profesional y el estatus laboral merecido.


GERARDO CAILLOMA
[email protected]