Equipo del Ministerio Público y de la Policía, dirigidos por el fiscal Julio García Romero, ingresando a la celda de Abimael Guzmán horas después de su deceso.

Dos representantes de la Fiscalía del Callao y tres policías de la misma jurisdicción fueron los encargados de levantar el cuerpo de Abimel Guzmán en una celda de la base naval, donde murió el líder terrorista el pasado sábado.

Además de su ropa, se descubrió que el difunto Líder del Camino Luminoso tenía un anillo de oro en la mano derecha. No tiene rastro de «relevancia criminal».Según el acta firmada por el fiscal Julio García Romero, la médico legista Daniela Ramos, el
mayor PNP Ricardo Cerrón Aguirre, teniente PNP Daniel Salinas y el perito Walter Cáceres.
En el acta fiscal se precisó que no presentaba “signos de lesiones traumáticas recientes”. Horas después, en la madrugada del domingo pasado, se concluyó que la causa de la muerte sería una neumonía causada por un agente patológico, informó ayer el Ministerio Público vía un comunicado.

Vía: El Comercio