Después de haberse decretado el estado de emergencia a nivel nacional para poder combatir el COVID-19 y el colapso del sistema de salud que este provocaría. Las principales recomendaciones de especialistas y del presidente de la República fueron, lavado de manos, uso de mascarilla y distanciamiento social.

Para ayudar a que las personas cumplan el distanciamiento social se decidió poner en práctica el decreto de toque de queda. Al principio La Libertad tuvo el mismo horario que todas las regiones del Perú. Sin embargo, en los primeros días la región encabezó la lista de mayor cantidad de ciudadanos irrespetuosos al horario del toque de queda.

La Libertad junto a las regiones de Lambayeque, Piura, Tumbes, Loreto y Ucayali cumplieron con un horario diferente al resto del país, hasta hace unos días atrás que el horario de toque de queda en el país fue estandarizado.

El Dr. Elmer Huerta y muchos de sus colegas continúan afirmando que “El virus se transmite de persona a persona. Debemos permanecer a mínimo un metro de distancia y siempre usando la mascarilla”.

El distanciamiento, la lejanía fue muchas veces algo que algunos de los distritos liberteños tuvieron en su contra pero, ahora esta característica es una de sus mayores armas para poder mantener al Covid-19 lejos de sus fronteras.

Este es el caso de los distritos de Bambamarca, Longotea, Condormarca y Ucuncha, pertenecientes a la provincia de Bolivar. Y en la provincia de Julcán, el distrito de Huaso.

Asimismo los distritos otuzqueños de Huaranchal, Charat, La Cuesta y Paranday mantienen en cero sus cifras de infectados. Al igual que en Mollepata y Mollebamba, distritos de la provincia de Santiago de Chuco.

La provincia de Pataz también cuenta con distritos libres de Covid-19, estos son Huayo, Taurija, Huaylillas y Piás.

Estos datos aseguran que el 18 % de los distritos liberteños tienen cero positivos en sus territorios.